Información

El motivo fundamental que lleva al equipo emprendedor a desarrollar la iniciativa empresarial que se propone, es la necesidad de cubrir un espacio; de crear un modelo de negocio complementario al que hemos venido desarrollando en los últimos años en el Fab Lab de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.
La experiencia con la que contamos por la colaboración con el Fab Lab Sevilla, ha puesto de manifiesto la necesidad de un mecanismo que actúe de intermediario entre el mundo universitario y el resto de la ciudadanía; es decir, nos parece evidente la falta de conexión, y por tanto, vemos vital que se potencien formas de asociación con otros profesionales no vinculados a la Universidad de Sevilla.
De una manera complementaria, y en constante retroalimentación y colaboración con el Fab Lab de la Escuela de Arquitectura, ɘhcofab aparecerá como otra vía para la fabricación en la ciudad, un lugar desde el que se acercarán al ciudadano las nuevas tecnologías con las que venimos trabajando los últimos años en el ámbito de la Universidad. En definitiva, un lugar desde el que investigar, formar y producir con los nuevos métodos de fabricación digital, respondiendo a nuestras inquietudes tanto individuales como colectivas.

Más información

El modelo de negocio que el proyecto sigue, se basa en el que se lleva experimentando durante la última década en el MIT [Massachusetts Institute of Techonology] tanto en la fisonomía del espacio como en el carácter descentralizado que ha ido adquiriendo. En este proceso cabe destacar el impulso desde el Center for Bits and Atoms del MIT durante la dirección de Neil Gershenfeld de un proyecto de red global Fab Lab [Fab Lab Network]. Promovida desde el año 2005, ha supuesto un salto cualitativo en la dimensión de estas tecnologías, enfocando su labor a la investigación y la innovación. El Fab Lab Sevilla entró a formar parte de esta red en agosto de 2011, siendo el tercero en integrarse en esta red mundial en el estado español y el primero en hacerlo desde una institución pública. Esta red realiza un encuentro internacional anual, que tuvo lugar en 2011 en Lima, donde el Fab Lab Sevilla ya estuvo presente, y que en 2012 tendrá lugar en Nueva Zelanda.

Frente a la clara jerarquía de esta red, donde el MIT tiene una fuerte presencia y sus más allegados como el Fab Lab Barcelona también se sitúan en una posición diferente al resto, han aparecido otras iniciativas de mayor horizontalidad. Entre estas cabe destacar la International Fab Lab Association, donde se busca una mayor transparencia y capacidad de integración de las diferentes iniciativas que los distintos equipos están llevando a cabo, y sobre todo una mayor presencia en el campo de lo social. En esta red también está incluido el Fab Lab Sevilla con la presencia de José Pérez de Lama y José M. Sánchez-Laulhé. Entre los primeros casos donde se enfoca un proyecto de negocio hacia la fabricación digital cabe destacar el de Medio Design en Barcelona. Su producción se sitúa muy en relación a las artes gráficas, pero más allá de algunas diferencias de concepto y contexto, prueba la viabilidad de este tipo de equipamientos en nuestras ciudades.

Los avances realizados por el Fab Lab Sevilla en los tres últimos años también han sido notorios y merecen una mención aparte. Surge en 2009 con la incorporación de casi todos los miembros del equipo que forman parte de esta propuesta y la puesta en marcha de los equipos adquiridos hasta entonces por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla. El desarrollo de cursos de formación a partir de ese mismo año para la incorporación de estudiantes, profesores y egresados abre el conocimiento que estas tecnologías poseen, potenciados con la inclusión de profesores exteriores a la Universidad de Sevilla que están investigando en estas técnicas como Areti Nikolopoulou [ETH Zurich], Jeroem Van Amejde [Architectural Association] o Luis Fraguada [IAAC Barcelona]. Estos cursos estaban enfocados a la introducción y puesta en valor de las técnicas asociadas a la fabricación digital frente a las técnicas más convencionales, complejizándose e incorporando docentes en los últimos talleres que en un principio eran estudiantes de estos cursos y que incorporaron fabricación digital a sus investigaciones.

Aparte de la formación, el colectivo ha estado desarrollando dentro del Fab Lab Sevilla proyectos propios y/o apoyados por iniciativas privadas como la desarrollada junto al Ayuntamiento de Cáceres para la instalación de dos prototipos de mobiliario urbano en solares sin uso de la ciudad. Este proyecto, realizado durante dos meses entre Cáceres y las instalaciones del Fab Lab Sevilla, ha sido ampliamente publicado en foros de arquitectura, nuevas tecnologías e investigación social y urbana [el proceso fue compartido en la siguiente web]. También es importante el esfuerzo realizado en la recopilación y transferencias de los trabajos realizados durante el año en libros que muestran la potencia de estas tecnologías: Memoria 2009/10 IND_Centro de Innovación y Diseño [ISBN: 978-84-693902-0-7] y FABWORKS. Diseño y Fabricación Digital para la Arquitectura. Docencia, Investigación y Transferencia [ISBN:978-84-939604-2-1].

En investigación, los componentes de la propuesta ha colaborado con grupos de investigación de la Universidad de Sevilla aplicando sus conocimientos de fabricación digital. Con el departamento de anatomía se han hecho impresiones en 3d de tumores insertos entre la zona craneal y la masa encefálica para controlar mejor las intervenciones. Con el departamento de podología se han producido prototipos de plantillas para bicicletas para adaptar los pedales a las singularidades de cada individuo disminuyendo los dolores derivados de montar en ellas. Con la empresa Movand, se ha desarrollado un prototipo a escala del coche eléctrico que están desarrollando para una optimización del proceso de montaje. Son algunos ejemplos de un extenso trabajo realizado por el momento y que creemos importante apoyar y colaborar a realizar desde ɘhcofab.